Seguidores

Páginas vistas en total

jueves, 14 de febrero de 2013

Reserva Natural de la Laguna de Gallocanta

Introducción:

El pasado miércoles 13 de Febrero de 2013, nos desplazamos los alumnos d Ciclo Técnico Superior en Gestión de los Recursos Naturales y Paisajísticos en la modalidad semipresencial, a realizar las prácticas del segundo cuatrimestre del Modulo Gestión de los recursos cinegéticos y pesqueros.


La Laguna de Gallocanta se enmarca en una cuenca endorreica, formada a partir de los procesos de Karstificación que disolvieron los materiales calizos dejando un manto impermeable de margas, yesos y arcillas donde se asienta la laguna. Se trata de un Polje, como el que podemos contemplar en Vistabella del Maestrazgo, pero más extenso y con la particularidad de tener la laguna, este hecho permite atraer a numerosas aves tanto sedentarias como sobre todo migratorias, configurandose como uno de los puntos referentes en la Península Ibérica y en el Sur de Europa para el estudio de la Grulla.

Además de esta especie, otras tantas aves anátidas, esteparias y limícolas le acomapañan, así como mamíferos como el zorro, el corzo, el jabalí, y un largo etc, de fauna que enriquece la Biodiversidad de este Espacio Natural protegido.

extraido de:  Gobierno aragón-Reserva Laguna Gallocanta + info pinchar

Las posibilidades senderistas están presentes, aunque no es la típica jornada senderista a la que estamos acostumbrados, el paisaje es cautivador , con unas vistas hacia el infinito que permite observar el catálogo faunístico del lugar de una manera privilegiada.
En nuestra visita y a pesar de ser un grupo numeroso, pudimos observar a parte de las afamadas grullas, un par de zorros, tres jabalís, corzos y varios milanos reales.

La vegetación es sumamente valiosa, pues aparecen especies adaptadas a la salinidad del medio, al tratarse de una cuenca endorreica, las sales disueltas de los terrenos circundantes, se transportan hasta la cubeta de la laguna, aumentando gradualmente la concentración salina de esta, sobre todo en época de sequía.

Os dejo con un pequeño reportaje fotográfico de algunas de las observaciones realizadas, con la intención de volver en un futuro y realizar un reportaje más extenso, ya que este espacio es cautivador.

IMÁGENES:

EXPLICACIONES DE LA GUÍA-TÉCNICO DE LA RESERVA

PAREJA DE GRULLAS EN LOS CAMPOS SEMBRADOS DE CEREAL

EL GRUPO DE ALUMNOS REALIZANDO OBSERVACIONES

OBSERVATORIO DE AVES

PANEL CARRICERÍN CEJUDO

JABALÍ Y DOS GRULLAS VOLANDO

EL JABALÍ RECORRIENDO LA LAGUNA

UN ZORRO NOS OBSERVA ATENTAMENTE A UNA CIERTA DISTANCIA



FIN

PD. Destacar el buen ambiente existente entre los alumnos participantes así como la profesora del módulo.
Agradecer a la ambientóloga guía de la Reserva por su acompañamiento y explicaciones.

lunes, 4 de febrero de 2013

Cirat - Piedra Partida - Alto del Cerro(Pelagatos) - Campero - Cirat

Introducción:

Después de varias jornadas rondando la Piedra Partida, cuya entrada en el Blog os adjunto: La Piedra Partida, consigo reunir a un grupo majo , majo, para que me acompañen a realizar una de mis rutas más deseadas de los últimos meses; subir desde la Piedra Partida al Alto del Cinglo o Pelagatos (topónimo local de esta montaña) que con sus 921m se configura el segundo techo del término de Cirat, desde allí si las aliagas nos lo permitían abanzariamos por la linea de cumbre hasta acceder a la Masía Bagan, ya en término de Montán, tomaríamos entonces una pista de tierra que recorrería la vertiente Norte del Barranco de la Losa, pasando por las Masías de la Tejería y de ValdeSanchez hasta llegar al Corral de Sandalinas donde buscaremos la senda perdida que accede al Campero por la vertiente más suave. Coronada la III Cima más alta de Cirat con 915m, donde se juntan los términos de Montanejos, Arañuel y Cirat, solo nos quedará descender hasta Rosaire por la Canal Este del Campero, y coger ya la armoniosa senda de herradura que relajadamente nos conducirá de nuevo al casco urbano ciratense.

Pese a las dificultades en forma de aliagas o coscojares recios y esclerofilos, fuimos dando alcance a cada uno de los objetivos marcados, así cada arañazo y pinchazo era correspondido por la satisfacción de recorrer parajes de gran belleza, marcados por la huella del hombre en un pasado, como atestiguan los restos de bancales, refugios, y como no, las masías, que albergaban familias enteras, en un modo de vida que practicamente ha desaparecido.

Se trata de una ruta dura, donde es complicado encontrar el camino, a veces simplemente no lo hay, de esfuerzo moderado y dificultad técnica media/alta, abstenerse realizarla en verano, sin gps y si no soportáis las aliagas....Por contra, permite recorrer en una sola jornada rincones muy especiales como La Piedra Partida, las cimas del Alto del Cinglo y el Campero, El Barranco de la Losa y la Fuente de la Carrasca, y las Masías de Tejería y ValdeSanchez.

El grupo: Jose Ramón (trotasendas), Raul, Jose, Juan Carlos, Carlos tio charly, Martes, y yo:


cortesia trotasendas

Os dejo pues, con el recorrido en imagenes de la jornada, añadiendo algunos comentarios para contextualizar las instantaneas, como novedad, he escaneado algunas partes del Libro Itinerarios por el Valle del Mijares, una joya documental llena de información de la Comarca que nos ocupa, donde el autor en uno de sus múltiples recorridos analiza el Paisaje del camino que une Montanejos y Cirat por el Campero, pasando el mismo por un gran porcentaje de nuestra ruta.

La Ruta en Imágenes:

I De Cirat a la Piedra Partida:


El día anterior esta idílica imagen de Cirat al atardecer, me hacía presagiar una buena jornada senderista a la mañana siguiente.






A las 08.00 horas de la mañana quedamos los participantes en la Plaza de la Fuente, junto a la Iglesia de Cirat, cogemos la Calle Mayor, subimos al Barrio Alto y enfilamos la Calle que da acceso a la Piscina, donde se encuentra el inicio de la pista de tierra que cogeremos;




Tras salvar el primer km de pista, tomamos la senda que remonta el encajonado Barranco de la Losa, he observado en algunos mapas, que en la vertiente que recoge la Umbría del Barranco aparece una partida nombrada como el rebollar, probablente referente a los ejemplares de Quercus faginea, que si hoy en día son abundantes en la zona, más lo serían antaño. La senda discurre entre la pared rocosa y el precipicio que forma el Barranco;




Salimos a la pista que nos llevaría a Rosaire(der), Corral del Sastre(izq), Fuente de la Carrasca(central), decido visitar el Manantial de la Carrasca, por que aunque esta en pésimas condiciones para su uso y disfrute, es un rincón especial, el sumidero calizo que recoge todo el agua de Valdesanchez impresiona, así como las diversas tomas de agua que genera en su base, la vegetación gracias a la disponibilidad hídrica, se muestra generosa, así servales, robles, acer, avellanos, hacen acto de presencia para enriquecer botanicamente el paisaje;

Mas de la Carrasca y Piedra Partida al fondo:


Avellano:


Camino de la Fuente de la Carrasca:


Saliendo de la zona de la Fuente de la CARRASCA, hacia el Corral del Satre:


Una vez dejamos atrás la Fuente de la Carrasca, en unos 500 metros de pista llegamos al Corral del Sastre, aquí, a nuestra derecha una estrecha y poco definida senda, aparece para remontar el último tramo del Barranco de la Losa:


PENYAGOLOSA DOMINA IMPONENTE EL HORIZONTE HACIA EL NE



Abandonamos el sendero que remonta el Barranco de la Losa, y enfilamos la ahora sí exigente ascensión a la Piedra Partida, el viento soplaba muy fuerte, fuimos un tanto imprudentes;






Tras asomarnos a las vistas del cortado rocoso de la Piedra Partida, del cual podéis ver amplio reportaje en la Ruta dedicada en exclusiva a este Paraje, decidimos visitar el tesoro natural que se resguarda en la brecha que queda encajada en la mole calcárea, además nos hace de paravientos y aprovechamos para pegar un bocado y reponer energías;

Por cierto, los Tejos observados en la grieta, ya los han recogido en una cita en el BANCO DE BIODIVERSIDAD DE LA GENERALITAT VALENCIANA: TEJOS CITA CIRAT BANCO BIODIVERSIDAD



Tras reponer energías nos disponemos a recorrer la parte inédita de la ruta.


II El Alto del Cerro o Pelagatos 921m:


Al principio el suelo rocoso nos dejan avanzar con relativa comodidad prácticamente hasta la parte culminante de la montaña, desde ahí hasta la salida a la pista de la Masía de Bagan, la vegetación se cierra y hay tramos que cuesta encontrar el antiguo camino que recorría la linea de cumbre de esta Montaña, que como el vecino Campero, muestra en superficie calizas del Aptiense conformadas por caparazones calcáreos de antiguos organismos marinos, así se convierte en un espectáculo para los amantes de los fósiles.


Jose R. en uno de los salientes rocosos de la linea de cumbre de este cerro;



Juan Carlos en la linea de cumbre del Alto del Cerro:


FOTO PANORÁMICA; PENYAGOLOSA, BCO. DEL LOBO Y CIRAT



El grupo comentado el tema de los fósiles:



ROCA CON RESTOS DE FÓSILES:


El grupo llegando a la parte más alta del Alto del Cerro, sin alcanzar la cumbre por los pelos:




PAISAJE DEL VALLE DEL BARRANCO DE LAS SALINAS EN SU CABECERA:



Tio Charly detras de lo que parece un refugio:

Parte culminante del Alto del Cerro 921, no lo alcanzamos por la barrera de aliagas, queda pendiente;


Calacierto y Santa Barbara de Pina;



 Paisaje hacia Caudiel e Higueras, La Loma de la Cierva y el Monte Redondo, también el Valle del Bco. del Moscador por donde discurre la carretera de Montan a Torralba del Pinar y el GR 36;

El Mas De Bagan y el pico Santa Barbara de Pina;



Uno de los tramos con vegetación más densa invadiendo el camino, próximo al encuentro con la pista que viene de Mas de Bagan hacia Tejería;

JOSE R. próximo a Mas de Bagan;





 III Mas de Bagán, Tejería, ValdeSanchez y Corral Sandalinas:

Una vez salimos a la pista que viene del Mas de Bagan, tan solo nos queda seguirla hacia la Tejería, masía donde se hacían las tejas más afamadas de la Comarca, de hecho en la brutal granizada de finales de los "90" los tejados con tejas antiguas de la Tejería resistieron, no así los de nueva construcción.


Llegando a la Tejería;



Fuente de la Tejería;



Restos de la Masía, como podréis observar las Tejas se las llevaron, sería por que eran buenas;



Valle del Bco de la Losa en su parte más elevada, zona del Mas de la Tejería;






Extracto de "Rutas al Pasado de Angel Sorni"Angel Sorní;


“Cuando la Masía del Cura fue abandonada, lo primero que se llevaron fueron las tejas. Eran de lo mejor, las habían traído de la Tejería”. “Durante el pedrisco del 4 de septiembre de 1999, los tejados que más resistieron y que menos daño sufrieron tenían tejas de la Tejería, no sé, debe ser por la arcilla, aguantan mucho”. “Eran muy buscadas, a cada corral o refugio que quedaba abandonado en el monte, no le duraban las tejas ni dos días, desaparecían en seguida”. Estas frases u otras parecidas, son habituales todavía entre las gentes de Cirat y su entorno y eso que las tejas dejaron de fabricarse en la masía alrededor de 1925 y de esto, como veis, hace ya una pila de años.

 Fue habitada la Tejería hasta el 45, año en que Rosa Navarro y Miguel Torres, sus últimos moradores, la abandonaron; previamente lo habían ido haciendo sus hijos, Miguel a Barcelona, Victor y Vicente a Cirat, Ignacio a Onda… Y es que la vida era muy dura en las masías. Los caminos de herradura hacían imposible otro tipo de transporte que no fuera el de las caballerías y los burros. Las tejas se las llevaban en las alforjas y se abastecían de los alimentos básicos, por el mismo sistema, tanto en Montán como en Cirat. La arcilla se encontraba tan solo a unos 25 metros del horno y eso facilitaba su labor, la modelaban en los moldes de barro, las dejaban secar al sol, las metían en el horno y las amontonaban al aire libre. Después de la guerra se llevaron las últimas tejas que quedaban almacenadas. Disponían también en la aldea de cabras, cerdos, conejos y gallinas; y en la agricultura, además de una pequeña huerta regada por el agua de la fuente del mismo nombre, predominaba el cultivo del trigo y del maíz. Muy querida era para los tejeros y las masías de alrededor (masía de María la Pulga, corral del Royo...), la fiesta del maíz, que se celebraba cada verano al pelar las panojas, pues se reunían en la Tejería para celebrar la buena cosecha. A Cirat iban al médico, también a los entierros, a los actos religiosos y a ser posible a las fiestas del pueblo. Celebraban también, como en el resto de los pueblos de la comarca, el matacerdo.

          De la Tejería, ya sea por estar situada en un recóndito lugar y poco accesible, o tal vez por ser lugar de paso, quedan en la memoria colectiva historias de carlistas y liberales, de caminantes y bandoleros, de robos y de sorpresivos encuentros, como aquel de la cuartica de oro que un tejero se encontró adosado a una pared en tiempos de los carlistas y que se la llevó para más seguridad a su casa de Cirat, donde la guardó en lugar que el creía seguro, al parecer escondida entre el trigo o la paja. Pero lo cierto es que al tiempo desapareció y de la cuartica de oro nunca más se supo. O como la historia de aquel teniente que, durante la guerra, se quería llevar a la hija de la masovera del Corral del Royo, una guapa muchacha de unos veinte años, y su madre la llevó a escondidas a la Tejería para que no se la llevase y allí permaneció hasta que el teniente desapareció; o un sinfín más de historias que delatan la inseguridad con que se vivía en aquellos tiempos en las masías".
 ...Angel Sorní...


Continuamos nuestro camino dirección a Valde Sanchez, otro núcleo habitado en el pasado que se asienta al lado de un pequeño arroyo afluente del Bco. de la Losa, es un paisaje muy castigado por los incendios de los "90" que ahora empieza a recuperarse, eso sí los campos de cultivo que tapizaban los contornos de ValdeSanchez se han reducido notablemente.

Al otro lado del cauce del Bco de la Losa encontramos La Piedra Partida, que habíamos visitado en la primera parte de la Ruta, pudiendo apreciarse perfectamente la brecha donde se encuentran los Tejos;


 Llegando Val de Sanchez, el paisaje muestra un mosaico de vegetación: Pinar, matorral, vegetación riparia, cultivos secano....






De nuevo la Piedra Partida nos transmite un poder atrayente, la grieta parece querer desgajar la roca caliza, esperemos que aun le quede mucha vida, para así seguir protegiendo su cuidado tesoro;


En un centenar de metros llegamos al Corral de Sandalinas, donde abandonaremos la pista para afrontar la cara Oeste del Campero, la más suave, pero la más tupida;


 Balsa para la fauna cinegética; perdices, etc:




Ahora os voy a mostrar unos extractos del Libro: Itinerarios por el Valle del Mijares proyecto dirigido por Jose Sancho Comis y con la participación del Ciratense Teofilo Sanfeliu Montolio(Doctor en Ciencias Geológicas  que realiza las aportaciones en Geología. Como os comentaba al principio el libro es un manual indispensable para entender la evolución de esta comarca;

















Como podemos observar en las descripciones que realiza sobre la zona, el Campero y su continuidad en la Piedra Partida es una estructura de gran interés desde el punto de vista geológico, la parte superior dominada por las Calizas del Aptiense muestran una mayor dureza y han generado el frente de cresta rocoso, la parte inferior dominada por las margas, arenas, areniscas y arcillas han originado bajo la accion tectónica y erosiva un talud mucho más suave.
Los autores destacan no solo la riqueza geomorfológica de la zona, si no también el extraordinario mirador que supone el Campero en este tramo del Mijares. Encontramos también descripción de la Noguerica, el Frontón y muchos otros puntos del término de Cirat y de la Comarca.

Os dejo enlace a un trabajo del profesor Teofilo San Feliu; titulado Aportación a la Geología del Valle del Mijares.


IV El Campero; subida cara Oeste, bajada por la Canal hasta Rosaire, Rosaire - Cirat:


Una vez en el Corral de Sandalinas, ascendimos al Campero por la ladera Oeste, lo más complicado no era la pendiente, que en esta cara de la montaña es suave y sin mucho desnivel, por contra el manto denso de coscojar, frena el avance alegre de los componentes de esta aventura.

Al final alcanzamos el vértice trifinio del Campero, desde su atalaya contemplamos Montanejos en el fondo del valle, escoltado por la Rosada, Frontón y Copa, así como destacan los paredones cortados del Baco. de la Maimona y el azul turquesa del Pantano de Arenós, simplemente espectacular.

Hacia el Este, el Valle se ensancha en la vega de Cirat, observamos una continuidad de cimas, peñas y Barrancos, al fondo el mediterraneo y más allá Les Illes Columbretes...


Una vez disfrutado de las vistas nos disponemos a descender el Campero por una de las canales de la cresta, un tanto peligrosa por la abundante piedra suelta, pero hecho este que le confiere un toque de riesgo y emoción. Una vez en la plataforma de Rosaire, cogemos la pista homónima a izquierdas, hasta que un hito nos marca el inicio del sendero de herradura que nos lleva a la partida de las cruces, donde encontramos la piedra con las inscripciones latinas y el posible petroglifo, ya solo nos dista 1 km para alcanzar la piscina del pueblo, y tras descender al barrio bajo, degustar unas birras en el Albergue Jaramacil.

Montanejos enclavado en el Valle del Miajares
(Dedicada a Emilio, el ya sabe...)



Javalambre asoma su cumbre nevada a Poniente:



Montanejos, se observa el encuentro entre el valle del Río Montán, El Bco. de la Maimona y el Mijares:




En el vértice del Campero:


Para que no se diga que estuve allí:


El Valle del Barranco de las Salinas, desde el Campero:


El Mediterráneo asoma por detrás de Peñalba, otro de esos rincones que puede deparar sorpresas botánicas:


El puntal Norte del Campero:


Conversando en el Campero:


Descendiendo el Campero por la Canal:


Tio Charly guiándonos en el descenso, desde aquí le doy las gracias por todo lo que está haciendo por CIRAT.


Roquedos de la cresta este del Campero:


Posando en la bajada:


Cresta del Campero:


Grande Tio Charly!:


últimos metros del descenso:


La cresta del Campero que acabamos de descender!:


Una vez aquí bajamos la precios senda de Rosaire y acabamos en el Albergue de Carlos: TIO CHARLY, degustando unas birras exquisitas;

Pd: Agradezco nuevamente a Troasendas, Tio Charly, y el resto de acompañantes por la gran jornada que pasamos, espero que pronto volvamos a coincidir!

Mapas, gps, perfil:





FIN